Discurso Barbara Figueroa, 1ero de Mayo

Quiero comenzar nuestras palabras saludando la amplia, contundente y activa participación de todos y todas en una nueva conmemoración del 1º de mayo.

Saludar y reconocer la participación de los trabajadores y trabajadoras del sector público en sus diversas expresiones, administración centralizada y descentralizada. A los trabajadores y trabajadoras de laSalud; de la Educación, desde el nivel inicial hasta la educación superior; los funcionarios municipales; y los trabajadores de los servicios públicos. Todas y todos los rostros visibles del Estado, de este Estado que muchas veces está muy por debajo de reconocer a quienes día a día colocan lo mejor de sí para hacer que las instituciones funcionen.

Saludar especialmente a los trabajadores a honorarios que están avanzado a paso firme en su organización.

Un especial saludo, lleno de fuerza por la lucha desplegada, a los trabajadores y trabajadoras de Atacama que tras 59 días de paro, han depuesto la movilización pero sin bajar los brazos frente a susdemandas.

Saludar y reconocer a todas organizaciones que hoy enfrentan negociaciones colectivas y que viven permanentemente el abuso de empleadores que buscan todo resquicio legal para impedir que susdemandas avancen.

Nuestro saludo a los trabajadores formales e informales, a los trabajadores discapacitados y con necesidades especiales. A las mujeres trabajadoras, muchas de ellas jefas de hogar. A los trabajadores del campo.

Saludar también la asistencia de los estudiantes, de los futuros trabajadores y de quienes deben esforzarse el doble estudiando y trabajando, de los profesionales jóvenes; los académicos y los trabajadores no calificados; las trabajadoras de casa particular y en domicilio; el trabajador por cuenta propia y el micro y pequeño empresario que con esfuerzo y tesón debe luchar día a día por sacar adelante su fuente de ingreso.

Reconocer y homenajear también a los trabajadores pasivos, los que tras años de entrega hoy deben vivir el peso de retirarse del mundo laboral con pensiones de miseria o simplemente postergar sunecesario y justo descanso para poder permitirse una vida en mejores condiciones.

Un gran saludo a nuestras CUT provinciales y comunales que al calor de esta conmemoración están desarrollando los actos en sus respectivas comunas, provincias y regiones con la misma fuerza con quese convocaran el 22 de marzo a nuestro paro nacional.

Saludar con especial afecto a los dirigentes y organizaciones de las otras centrales sindicales que nos acompañan y aquellos que no perteneciendo a ninguna, se han sentido llamados a ser parte de esajornada.

Saludar y reconocer a nuestros dirigentes detenidos desaparecidos. Hoy les rendimos homenaje a aquellos hombres y mujeres que se elevaron de su categoría de trabajadores del campo y la ciudad;periodistas, estudiantes, profesoras, mineros, enfermeras, trabajadores sociales, ferroviarios, médicos, suplementeros, ingenieros, para comprometerse social y políticamente por un mundo más justo ysolidario, por el cual creyeron, amaron y trabajaron. Todos dirigentes sindicales y luchadores sociales que le dieron una valiente lucha a la dictadura, enfrentándola y resistiendo.

Saludar, por cierto, a los trabajadores de los medios de comunicación, que conmemoran su día desde el puesto de trabajo para permitir que nuestro mensaje llegue a todos los rincones.

Conmemoramos un nuevo primero de mayo en un escenario de profunda preocupación e inquietud por la situación que enfrentan países hermanos de la región. En algunos casos, como Brasil, por los intentos desesperados de sectores políticos que no habiendo logrado imponer por las urnas sus posiciones, hoy intentan por la vía de un golpe institucional derrocar el gobierno de Dilma Rousseff legítimamente electo. Nos preocupa e importa lo que pasa en Brasil, por que el movimiento sindical ha sido desde su surgimiento y desarrollo un defensor de la democracia y soberanía de los pueblos. El derrocamiento de un gobierno en cualquier latitud nos importa porque vivimos en carne propia y de manera feroz la acción de aquellos sectores que usan cualquier mecanismo cuando se trata de evitar cambios que afecten sus intereses y lo que se está haciendo en Brasil no es más que esa defensa a toda costa de los intereses de los grupos de poder, impidiendo que se siga avanzando en la senda del desarrollo en equidad y protección social y por cierto también en derechos sociales y laborales.

La caída del gobierno en Brasil es el camino elegido, además, para terminar con derechos para los trabajadores y trabajadoras, ofensiva que ya ha comenzado, pues en medio del debate por el juicio político a la presidenta se ha aprobado a propuesta de los mismos parlamentarios que quieren derrocar a la presidenta, políticas de libre tercerización, esa misma que en nuestro país es tan común bajo la figura del subcontrato y que sabemos, solo acarrea precarización del empleo.

Esta es la gravedad de lo que están viviendo hoy nuestros hermanos de clase en Brasil. Nuestra solidaridad con el pueblo Brasileño que se ha volcado a las calles para defender el Gobierno y llamamos a nuestro país a no reconocer ningún representante o gobierno que no sea el actual, legítimo vencedor en las urnas con más de 54 millones de votos.

Nuestra solidaridad también con los trabajadores y trabajadoras argentinos, que tras la llegada del gobierno de Macri están viviendo un golpe duro en los empleos, por la fuerte política de despidos queimplementó el gobierno, como con las restricciones en políticas sociales que se están ejecutando.

Cómo no afectarnos ante esta asonada contra nuestros hermanos argentinos, cuando hemos vivido la experiencia de un gobierno autodenominado de “excelencia” que inauguró su primer año con un durogolpe también al sector público y con más de cien mil despidos durante su mandato.

Hacemos votos porque la unidad del movimiento sindical argentino que se expresó con fuerzas en las calles el día 29 de abril, sea el muro de contención ante la ofensiva del Gobierno contra los derechossociales y laborales.

Como movimiento sindical chileno, debemos aprender y sacar lecciones de estas experiencias y defender desde nuestros países los derechos de los trabajadores y trabajadoras más allá de nuestrasfronteras. La lucha de los trabajadores argentinos y brasileños debemos asumirla como nuestra.

La respuesta a proyectos alternativos al modelo de libre mercado consolidados en la región ya no sólo se expresa como oposición discursiva. Hoy es cada vez más agresiva la respuesta por impedir que estas propuestas alternativas existan, incluido en ello, el derrocar a los gobiernos amparados en recursos administrativos que solo buscan torcer la mano a la soberanía popular.

Como país, no debemos sorprendernos ante esta ofensiva pues nosotros no somos ajenos a este esfuerzo coordinado por desestabilizar todo intento de cambios y transformación que se levante fuera de las recetas del modelo. En Chile, con una magnitud distinta, también estamos siendo presa de los requisitos legales para doblegar el mandato popular. ¿Acaso este abuso de requerimientos al tribunalconstitucional por parte de la derecha más conservadora, esa derecha financiada y comprada por el empresariado, no es sino una forma de impedir por la vía administrativa que se cumplan los compromisos con los chilenos y chilenas que votaron por cambios para este país?

Alguien puede creer aún que tras estos requerimientos lo que hay es una genuina preocupación por el prójimo y el bien común. Terminemos con esa farsa y digamos las cosas como son: Hoy la manera dedetener los cambios hacia un Chile más justo y democrático, es esconderse tras la constitución pinochetista y vestirse con la institucionalidad del tribunal constitucional para evitar cualquier atisbo dederechos, especialmente si ellos son laborales porque -al igual que en los países de la región-, impedir avances a los trabajadores, es contener al mayor enemigo de estos sectores protectores de la codicia sin límites.

Los que llaman ideologizados al movimiento sindical, han demostrado con sus hechos ser los primeros en tomar posición de clase cuando se trata de proteger el capital, de evitar que las ganancias y elcrecimiento nos llegue a todos y todas. Desde su tribuna nos señalan con el dedo y declaran la muerte de la lucha de clases pero hoy son ellos mismos los que están dejando en evidencia que la lucha declases está más viva que nunca.

Se esfuerzan y actúan para impedir derechos a los sindicatos, solo por su exacerbado temor a que nuestro fortalecimiento abra las puertas para avanzar en más derechos y un mejor Chile. Miedo a la clase trabajadora organizada es lo que tienen y se vanaglorian con sus victorias pírricas al creer que de esa forma nos debilitan.

Vivimos un tiempo complejo, qué duda cabe. En el transitar de estos últimos años hemos enfrentado un debate laboral intenso en el marco del proyecto de modernización de las relaciones laborales, perotambién hemos transitado en otros debates del mundo del trabajo.

Fruto del trabajo constante y persistente de los sindicatos de trabajadoras de casa particular, se logró la promulgación el año pasado de la ley que protege su jornada de trabajo y tiempos de descansoavanzando en una legislación que se ponga a tono con las recomendaciones del convenio 189 ratificado por Chile y que fuera promulgado el día viernes por la presidenta de la república.

Estos dos hechos sin lugar a dudas que son tremendamente relevantes no sólo para las trabajadoras del sector sino para todos nosotros pues cuando se avanza en el reconocimiento del derechos laborales se abre la puerta a seguir avanzado en otros derechos hasta ahora no reconocidos o visibilizados.

Nuestro saludo y reconocimiento a los sindicatos de trabajadoras de casa particular que lograron concretar estos avances.

Se aprobó el año 2014 y tras años de debate una ley que pone fin al abuso del multirut por parte de las empresas con el objeto de afectar con ello los derechos laborales y la justa redistribución de ganancias en las negociaciones colectivas. Hoy este instrumento le está permitiendo a diversos sindicatos negociar con su contraparte real sin que pueda esconderse tras distintos rut o razones sociales. Tras décadas de espera, por fin estamos caminando hacia una legislación en materia de seguridad y salud en el trabajo con el diseño de la política nacional de seguridad y salud en el trabajo. Proyecto que prontamente entrará al parlamento y que cobra una tremenda relevancia en estos tiempos.

Avanzar en una política de seguridad y salud en el trabajo es cambiar el paradigma con el cual hasta ahora se ha enfrentado este tema en el país. Es pasar desde una mirada restrictiva de la salud ybienestar de los trabajadores, donde lo importante son los seguros, hacia una política que sin dejar de atender ello, pone su esfuerzo principal en la prevención, en la construcción de ambientes laboralessanos no solo para evitar accidentes sino también para prevenir enfermedades profesionales y hacerse cargo de los riesgos psicosociales que estamos enfrentando en el trabajo.

Creemos acaso, que las altas tasas de licencias médicas en nuestro país no tiene nada que ver con  ambientes laborales que nos están enfermando. El aumento en las tasa de depresión y estrés de los últimos años da cuenta de los riesgos que estamos enfrentando en el espacio laboral. No hacernos cargo de ello sería una irresponsabilidad tremenda como país, es fallar no solo en materia de productividad -por el impacto que la salud en el trabajo tiene en el crecimiento- sino por sobre todo es fallar como país en nuestros valores, en nuestra más básica humanidad y en ponernos en el lugar del otro.

Trabajamos durante año y medio también en las bases para construir una política salarial para Chile que supere las fronteras del debate macro económico y avance hacia un debate de salario mínimo en base al costo de vida, poniéndonos a tono con el convenio 161 de la OIT que nos convoca a discutir el salario mínimo como un instrumento que le permita a un trabajador y su familia superar la pobreza gracias su ingreso autónomo.

En un país donde, según datos de la última encuesta casen, el 30% de la población asalariada está bajo los 258 mil pesos, el debate sobre salario mínimo es un debate que no sólo radica en un porcentaje de reajuste, sino por sobre todo se debe hacer cargo de la carencia que implica estos ingresos y que contrasta de manera brutal con los ingresos de altos gerentes que están sobre los 30 millones. Hablar de salario mínimo es hacernos cargo, finalmente, del debate sobre la desigualdad en nuestro país. Esa desigualdad que hemos dicho, se debe combatir porque es precisamente el mayor problema que enfrentamos.

Este año debemos volver a negociar tras el cumplimiento del acuerdo del año 2013 que permitió al fin llegar a los 250 mil pesos de salario mínimo. Ciertamente que todos hubiésemos querido llegar antes a esta cifra, quien más que nosotros somos los primeros interesados en avanzar a tranco más veloz, pero no podemos desconocer que en un país como el nuestro, donde la valorización del trabajo está por el piso y donde algunos anhelan vivir como en los tiempos de los esclavos, haber llegado a un piso donde en 18 meses logramos 40 mil pesos de reajuste salarial no puede ser visto como una migaja.

Mientras por el acuerdo de salario mínimo se logró un reajuste real de un 8,2%, los salarios en Chile se reajustaron un 2,6% en igual período. Hoy tenemos que lograr que los trabajadores mantengan el nivel de crecimiento de su salario y tras este objetivo es que debemos sentarnos en la mesa.

Pero no podemos sentirnos satisfechos, necesitamos que en el más breve plazo logremos avanzar en equiparar el salario mínimo al ingreso que nos permita superar la línea de la pobreza, ingreso que hoy debiera ser aproximadamente de 365 mil pesos.

Nos queda un largo camino aún por recorrer en esta materia, por ello es que en esta nueva negociación de salario mínimo nuestro objetivo será no retroceder respecto de lo logrado en el ultima período, garantizando con ello un piso mínimo que asegure que los trabajadores no vean afectado su poder adquisitivo.

Sabemos que frente a este debate muchos utilizaran mañosamente la tasa de desempleo como campaña del terror para evitar que los trabajadores cuenten con mejores salarios. Se nos dirá que aumentar los salarios significa más costos en las empresas y la imposibilidad de contratar a mas gente o que con políticas de salario digno llevaremos a la quiebra a las empresas pequeñas y obligaremos a apostar por el trabajo informal.

Como nos importa no solo garantizar salarios dignos a los que cuentan con un trabajo sino también que haya más trabajo en Chile proponemos tomar las siguientes medidas para enfrentar el crecimiento en el desempleo:

Primero, aumentar la tasa de cobertura del seguro de cesantía de tal forma de no afectar la capacidad de consumo de los trabajadores que están desempleados, especialmente tratándose de jóvenes jefes de hogar, mujeres y personas mayores de 55 años. Es evidente que en el actual cuadro que estamos viviendo de desempleo la reforma al seguro que se realizó hace un año no será suficiente y debemos estar preparados para tomar medidas.

Junto con ello, proponemos generar una política de capacitación para el empleo, apresto laboral, utilizando las facultades que hoy entrega la ley para inyectar recursos en capacitación laboral, solicitando el traspaso de mayores recursos desde la Administradora de Fondos del Seguro de Cesantía hacia el SENCE para el desarrollo de esta política nacional.

Como los tiempos apremian, un mecanismo para avanzar en este camino sería que SENCE entregue parte de los recursos traspasados de la AFC a instancias como ChileValora que ha demostrado ser un instrumento efectivo y eficaz en materia de capacitación y certificación de competencia laborales.

Teniendo, además, como valor agregado el ser una instancia de trabajo tripartito, lo que permite que sean actores directo del mundo del trabajo los que asuman este compromiso con toda la responsabilidad que implica.

En esta línea, nos parece necesario, además, que el Estado juegue un rol activo en materia de gasto público.

Ahora bien, asumir estos desafíos y propuestas, no puede significar que nos olvidamos de quienes siendo trabajadores hoy, están trabajando con condiciones mínimas y en la más absoluta indefensión, como son los trabajadores informales.

Sabemos que en este terreno tenemos mucho por hacer, ya que en este sector se concentran también un número significativo de trabajadores migrantes, quienes con tal de subsistir se desempeñan en las peores condiciones poniendo en riesgo incluso sus vidas, mientras la actual ley de migración no hace más que acumular problemas sin solución y mantener a un número importante de migrantes obligados a trabajos precarios, con salarios miserables y sin contratos.

Estamos en mayo de 2016 y se anuncia finalmente la postergación indefinida de la presentación del proyecto de ley sobre migraciones. Como CUT respaldamos la demanda por una nueva ley de migraciones y llamamos al Gobierno a no seguir dilatándola, asumiendo con ello un compromiso concreto con los trabajadores y trabajadoras migrantes.

Pero no solo tenemos que hacernos cargo de esta realidad, ha llegado el tiempo también de hablar sobre la realidad de quienes teniendo todas las capacidades y habilidades para trabajar son excluidos por el sistema: los trabajadores y trabajadoras homosexuales, lesbianas y transexuales de nuestro país.

Trabajadores y trabajadoras que son excluidos del sistema por el solo hecho de tener una condición sexual distinta.

Si nos ha costado siglos avanzar en mejores y mayores derechos para las mujeres en el mundo del trabajo, debemos reconocer que en el mundo de la diversidad sexual el retraso es mucho mayor. No los queremos ver, los negamos; no son siquiera una cifra cuando hablamos de desempleo. Llegó el tiempo de abordar esta temáticas de una vez buena vez, o es que acaso solo queremos empleo para hombre y mujeres bajo una mirada restrictiva del género.

La población transgénero y su diversidad de identidades son las más marginadas dentro del mundo laboral. Las posibilidades de optar a un trabajo estable son casi nulas y esta discriminación no podemos seguir avalándola. Para ello, se requiere construir medidas concretas de equidad en acceso e inserción laboral para las trabajadoras lesbianas y los trabajadores homosexuales pues todas y todos somos trabajadores.

Asumiendo estos desafíos, como Central Unitaria de Trabajadores, nos ponemos a disposición aquí y ahora para enfrentar acciones que nos permitan revertir las actuales cifras de desempleo y acceso al mundo del trabajo, pero no lo haremos sentándonos con técnicos, lo queremos hacer sentando a los actores del mundo del trabajo con el Gobierno para tomar medidas y recoger propuestas de corto, mediano y largo plazo.

Tomémonos en serio este debate y construyamos caminos desde el diálogo entre las partes, a ver si haciendo el ejercicio de diálogo social algunos le pierden el miedo al sindicalismo y terminan con la caricatura de que los sindicalistas no somos capaces de pensar propuestas para el trabajo más allá de los sueldos.

Bajo este mismo principio de tripartismo pensamos que debe desarrollarse el debate sobre productividad en nuestro país. Es evidente que uno de los factores que está golpeando hoy el empleo es precisamente el crecimiento lento que estamos viviendo como país. Por tanto, no podemos negar que se requiere con urgencia medidas que nos permitan una mejor y mayor productividad para avanzar así a mayores tasas de crecimiento que dinamicen la economía y la demanda por trabajo.

No obstante, sabemos que eso no pasa solo por medidas técnicas o por “terminar con la burocracia del Estado”. El problema es mucho más profundo y no se puede pretender abordar solo desde medidas de corto plazo o que solo buscan mejores prevendas para el empresariado so pretexto de la necesidad de inversiones. En esto los privados juegan un rol y no pretendemos desconocerlo, pero el Estado no es decorativo en este debate.

El 2016 ha sido declarado el año de la productividad en Chile, ello nos desafía como movimiento sindical a buscar un mayor conocimiento, ideas y propuestas sobre el tema, toda vez que el trabajo es uno de los tres agregados económicos de la productividad. Por tanto, un movimiento a favor de la productividad, que contenga como un elemento relevante la productividad del trabajador será un movimiento a favor del bienestar social del país y no solo una voz protectora del interés de las empresas.

Mientras algunos hablarán de flexibilidad para el crecimiento, nosotros debemos anteponer a esas visiones el debate sobre la estabilidad para el desarrollo, partiendo de la base que la restitución de derechos laborales a los trabajadores es un cambio que puede impactar positivamente la productividad del trabajo.

Existen argumentos razonables para pensar que los problemas sociales han desempeñado un papel significativo en la desaceleración de la productividad pues no se asocia un mayor esfuerzo personal con un mayor nivel de bienestar social general. La promesa de productividad o de mayor productividad y mejores condiciones de vida está quebrada y ello no puede ser desatendido cuando hablamos de mayor o menor crecimiento en el país.

Tenemos hasta ahora un debate solo económico sobre productividad, pero como la inmovilidad social es tan fuerte en nuestro país, es imposible que este tenga el efecto que se espera. Si a ello sumamos la realidad de ciertos sectores productivos, tampoco es posible pensar en un despliegue por pura voluntad ya que si la economía es estanca, no hay posibilidad de dinamizarla tan fácilmente.

Por tanto, quienes creen que el problema de productividad se resuelve solo a partir de mayor y mejor capacitación, están partiendo de la base que el problema somos los trabajadores y no estos otros factores o peor aún, asumiendo estos otros factores le están demandando a los trabajadores que hagan todo el esfuerzo.

Como Central entregaremos nuestro documento con medidas en materia de productividad pero lo haremos desde este sello, asumiendo que el debate de productividad no es un debate meramente técnico y que demanda sentar a los actores del mundo trabajo a dialogar sobre el modelo de desarrollo sostenible y sustentable para las próximas décadas.

Pensar en productividad y desarrollo sin entender que gran parte de esta tarea se juega en el mundo del trabajo y especialmente con los trabajadores y trabajadoras, sería de una miopía tremenda.

Como podemos ver, haciendo este recuento de avances y temas pendientes queda en evidencia que el debate laboral en Chile es mucho más profundo de lo que algunos creen y que la agenda de temas sigue siendo larga, pues lo que ha quedado claro en este tiempo es que abierto el debate laboral, éste llegó para quedarse aun cuando algunos busquen desesperadamente sacarnos de la escena.

No nos sorprende, en todo caso, que algunos hagan una lectura del debate que nos excluye pues sabemos que para ellos el trabajo no tiene ningún valor en la sociedad, es solo mano de obra que no piensa, que no tiene porque tener opinión, que solo sirve para cumplir una función en el proceso productivo y nada más.

A quienes tienen esta mirada restrictiva y retrograda del mundo del trabajo es a los que les incomoda trabajadores que se organizan, que demandan dignidad, que tienen la osadía de exigir derechos bajo la comprensión que si los trabajadores y trabajadoras no tienen derechos es toda una sociedad la que falla y la democracia se pone en juego.

Por eso no nos sorprende el pronunciamiento del tribunal constitucional de esta semana, pues en este país y en pleno siglo XXI algunos siguen concibiendo el trabajo como sinónimo de esclavitud y a los trabajadores como sujetos sin derechos.

Este es el debate que se ha puesto sobre la mesa con el pronunciamiento del tribunal.

Ha quedado en evidencia que en nuestro país y tras tres décadas de haber derrotado la dictadura en las urnas, no hemos logrado superarla culturalmente, se nos pegó en el cuerpo el germen dictatorial que busca que nos enfrentemos entre nosotros, que desconfiemos del otro, que impone lo individual sobre lo colectivo, que nos invita a “salvarnos solos”, a competir, a jodernos al otro porque eso se valora positivamente.

Ese es el país soñado por la dictadura y consagrado como proyecto país en la constitución que aun nos rige. Siempre vamos a chocar con un muro de concreto cada vez que pretendamos dar paso a un cambio de este paradigma por la vía de leyes tramitadas en el congreso. Cada vez que las mayorías busquen cambios y transformaciones profundas vamos a enfrentarnos a requerimientos ante el tribunal constitucional o la búsqueda de todo resquicio legal consagrado por la constitución para impedirlo.

Y más aún si se trata de derechos laborales, más aún si se trata de derechos colectivos pues eso es atacar la base fundamental de nuestro actual modelo. Creer en el colectivo y consagrar el derecho a organizarse en sindicatos es el arma más letal contra las bases ideológicas de este modelo que para subsistir requiere excluir a los trabajadores y trabajadoras de la toma de decisión.

Cada vez que un trabajador decide confiar en otro y organizarse para ser más fuertes se le gana al sistema, al individualismo que necesita el sistema para poder atropellar nuestros derechos y dignidad.

Frente al temor de corregir este camino es que la derecha actúa, para perpetuar el estatus quo y así hacernos más difícil la tarea por cambiar el actual estado de cosas.

Y decimos hacernos más difícil la tarea, porque cada obstáculo que nos han puesto en el camino, cada victoria pírrica que han obtenido estas minorías del país, no han hecho sino fortalecernos en nuestras convicciones y sumar más voces y manos en esta tarea de hacer de Chile un mejor lugar para vivir.

No nos derrotó la dictadura y no lo harán hoy, al pretender quitarnos la titularidad sindical.

Cuando la dictadura pretendió exterminarnos y nos quitó todos nuestros derechos, incluso el derecho a pensar distinto, nos levantamos, se levantaron miles de trabajadores y dirigentes sindicales para luchar y desde la coordinadora nacional sindical y el comando nacional de trabajadores y con el dolor a cuesta por nuestros muertos y detenidos desaparecidos luchamos para terminar con la dictadura y se logró.

Hoy no será distinto, esta pelea no ha terminado para nosotros, no se acaba esta lucha por derechos para los trabajadores y trabajadoras con el pronunciamiento del tribunal constitucional. Más aún, esta batalla recién comienza pues ahora ha quedado en evidencia qué es lo que está defendiendo la derecha, que no es otra cosa que los intereses del empresariado, los intereses del capital y por tanto, ahora se ha develado el verdadero debate.

Ahora que se han sacado la máscara los sectores conservadores de este país, llegó el tiempo de dar esta pelea en todos los planos para impedir que la voluntad de la inmensa mayoría de nuestro país se tuerza por el poder de facto de estos sectores.

Por eso, como movimiento sindical hemos dicho fuerte y claro en nuestro congreso nacional que la demanda por una nueva constitución política construida en democracia es una demanda de primer orden. Los que esperaban que tras el pronunciamiento del tribunal constitucional la CUT se fuera a las trincheras a llorar por el golpe recibido, no saben de sindicalismo.

Hoy tenemos más fuerza para dar una batalla que no solo es por la libertad sindical y derechos colectivos sino también y por sobre todo, por una democracia plena que consagre estos derechos en una constitución que sepulte el último y mayor legado de la dictadura para nuestro país.

Nos acusan de ideologizados, de “políticos”, de imponer debates que no les interesan a los trabajadores y trabajadoras y mientras instalan este discurso, buscan impedir todo avance para que podamos tener mejores salarios, mejor acceso a viviendas, más educación, mejor salud.

Mienten descaradamente al hacernos creer que un trabajador individualmente va a estar en igualdad de condiciones con su empleador, mienten descaradamente cuando nos dicen que buscan proteger la libertad individual cuando lo único que están protegiendo son los intereses del empresariado.

Van al tribunal constitucional a decirnos que como emprendedores no tienen dinero para pagar un abogado que los defienda, así que no pueden obligarlos a negociar con los sindicatos y luego aparecen como afectados VIP por las estafas del grupo arcano por más de mil millones de pesos. Basta de descaro señores, digamos las verdades de un buena vez.

Lo que buscó la derecha con su requerimiento contra la reforma laboral no fue proteger la libertad de los trabajadores, su interés era devolverle a los empresarios el derecho exclusivo de extender beneficios en una negociación, quería impedir que los sindicatos accedan a la información de salarios dentro de la empresa, fue evitar que puedan negociar los trabajadores que agrupan sindicatos de más de una empresa y consagrar el paralelismo sindical de los grupos negociadores. ¿Dónde están ahí protegidos los trabajadores?

Solo para graficar, según los datos de la última encuesta laboral ENCLA 2014, el 80% de los empresarios que fueron consultados por no tener negociaciones colectivas en sus empresas, señalaron que no lo habían hecho porque no tenían sindicatos. Mientras en las empresas donde si negocian, en el 70% de ellas se firmaron además del contrato colectivo con el sindicato, convenios colectivos con grupos negociadores. Qué significan estos datos, que en la gran mayoría de los casos existen grupos negociadores solo para competir con el sindicato. Mantener esta práctica es lo que defendió la derecha en el tribunal constitucional y que miembros de este organismo avalaron con su voto.

No nos engañemos y quitémonos la careta de una buena vez, si alguien quiere defender los intereses del empresariado, de los que se coluden, de los que no quieren tributar en Chile y llevan sus fortunas a paraísos fiscales para no pagar impuestos, de los que se ganan concesiones y cuando hacen mal la pega le piden al estado que lo resuelva; si alguien quiere defender esos intereses, que lo hagan pero a rostro descubierto y sin decirnos que lo hacen por el bien de Chile y sus trabajadores, porque no lo están haciendo por nosotros.

Y lo decimos con la frente en alto, lo decimos sin miedo, porque tenemos las manos limpias y se los vamos a enrostrar cada vez que podamos. No pretendan venir a meternos a todos en el saco de su crisis, señalando que el problema de la corrupción es un problema nacional y que todos tenemos que hacernos cargo. No señores, no somos todos corruptos, nosotros no compramos votos en el parlamento para que se aprueben leyes a la medida de nuestros intereses. No es lo mismo incidir con nuestras ideas y nuestra fuerza organizada, que influir por la vía del cohecho. No somos lo mismo y es tiempo de aclararlo ante los chilenos y chilenas.

Y aunque se declaren vencedores hoy, sepan que su victoria es un victoria miserable, es un victoria que suma rabia, que suma impotencia, es una victoria que nos llevará con más fuerza a luchar por las reformas estructurales en este país.

Su “victoria” es nuestra mayor fortaleza hoy, porque ha quedado claro para Chile entero que cuando gana la derecha no es todo el país el que gana, que cuando gana la derecha perdemos la inmensa mayoría del país que quiere trabajo decente, que quiere salarios dignos, que quiere acceder a la salud pública sin miedo a no tener especialista que lo atienda o tener que pagar para una atención oportuna, que quiere avanzar en más y mejor educación gratuita y de calidad.

Hoy tenemos claro que para concretar estas aspiraciones, además, no bastan las urnas, no bastan las mayorías democráticas, se requiere más.

Por eso, es que nos volcaremos con toda nuestra energía y fuerza al proceso constituyente en marcha, para hacer el cambio más necesario de todos, ese cambio radical que se precisa para poder consolidar el proceso de transformaciones en Chile y para que ningún organismo pueda vulnerar la soberanía democrática: La nueva constitución.

Pero también asumimos que mientras este proceso se desarrolla, debemos dar pasos inmediatos que garanticen el cumplimiento de los compromisos asumidos con las chilenas y chilenos.

Se señaló por parte de la presidenta de la república, que el pronunciamiento del tribunal constitucional no solo impedía avanzar en el programa de gobierno comprometido sino que también nos ponía fuera de los compromisos internacionales. Compartimos lo señalado por el Gobierno en este materia y mientras se espera el fallo del tribunal y se realiza el veto presidencial al proyecto de reforma laboral, llamamos al gobierno a enviar ahora una reforma al artículo 19 (nº 16, inciso 5º) que señale expresamente que la negociación colectiva es un derecho colectivo de los trabajadores, pero representados por los sindicatos.

Una moción como ésta, impediría que nuevamente la derecha acuda al tribunal constitucional tratándose del reconocimiento del sindicato como sujeto principal de la negociación pues dejaría fuera de toda duda que la negociación colectiva es un derecho de los trabajadores organizados colectivamente en sindicatos. Ello, debe ser abordado en paralelo con el debate del veto del proyecto actual y como un refuerzo del proceso constituyente en curso.

Así mismo y respecto del veto presidencial, entendemos este mecanismo como una herramienta para impedir que materias nocivas dentro del proyecto de reforma laboral queden en el proyecto. Sin la titularidad sindical garantizada, no tiene sentido que permanezcan en el proyecto normas como los pactos de adaptabilidad, el aumento de quórum para constituir sindicatos y negociar, mecanismos como los servicios mínimo y el descuelgue diferenciado entre gran empresa y pequeña, entre otros.

Creemos que el tiempo del diálogo se agotó, pero no con las fuerzas democráticas de este país, sino con los conservadores, con los defensores del modelo, con los defensores de esta constitución que niega derechos fundamentales y que han votado en contra de la idea de legislar todos los proyectos relevantes de este período.

Ha llegado el tiempo de más unidad y menos consensos, pues en el consenso hemos perdido la posibilidad de mayores avances y esto ha quedado demostrado en la actitud de sectores de derecha más conservadores.

Se han quebrado las confianzas y hoy debemos recuperar un camino conjunto entre todos quienes anhelamos un Chile más justo y democrático, pero para ello se deben dar señales claras y debe haber por sobre todo convicción de que los cambios son necesarios y se va a cumplir con ellos. La obra gruesa no está terminada y el pronunciamiento del tribunal constitucional así lo demuestra.

Como central Unitaria de Trabajadores al calor de nuestro congreso nacional desarrollado en el mes de enero y con más de 700 delegados de todo el país , hemos reafirmado el carácter socio político de nuestras luchas y no perderemos un espacio para avanzar en este camino.

Lo hemos hecho con diálogo pero también con movilización y hemos demostrado en las calles nuestra fuerza. Qué mejor prueba de ello que el paro del 22 de marzo, donde cientos de miles de trabajadores y trabajadoras salieron a las calles para exigir el cumplimiento con las reformas y los cambios comprometidos con Chile.

Pero junto con ello, el 22 dijimos en las calles que los cambios no culminan con las reformas actuales y que desde ya debemos comenzar el trabajo por las transformaciones que tendrán que venir, entre ellas la demanda por el fortalecimiento de la salud pública y en rechazo al sistema de concesiones, así como la demanda por un nuevo sistema de pensiones. No más AFP ha sido el mandato y por eso es que trabajaremos como CUT.

Pero lo decíamos con mucha fuerza también en el paro del 22, nuestra salida a las calles no solo tiene que ver con las demandas particulares y nuestra plataforma de lucha para el período, tuvo que ver por sobre todo con asumir que hemos entrado en una nueva fase y que en ese proceso no solo los sectores comprometidos con los cambios están pujando, también lo hacen aquellos que no quieren ninguna modificación del estado actual.

Por eso, señalábamos que el paro del 22 de marzo era el inicio de un nuevo tiempo para el movimiento sindical también, pues no podíamos ser actores pasivos en esta disputa entre los cambios y el estatus quo.

Cuando decimos que la CUT representa un sindicalismo socio político, estamos precisamente señalando que no seremos neutrales en los procesos de debate del país. Lo dijimos y lo volvemos a reafirmar, somos autónomos de los Gobiernos pero no independientes frente a los cambios, pues no nos da lo mismo hacia donde se incline la balanza en esta disputa.

Por eso es que nuestra apuesta es por una amplia unidad, unidad política y social, pues si no avanzamos unidos tras un proyecto compartido de cambios, le estaremos negando al futuro de Chile, a nuestros niños y niñas la oportunidad de un país mejor. Tendremos diferencias, legitimas y necesarias pues no todos los actores cumplimos el mismo rol ni pensamos lo mismo, pero no podemos por el capricho de imponer nuestras visiones, negarle a nuestros hijos, hijas, nietos y nietas una vida mejor que la vivida por nosotros.

Sabemos que avanzar en este camino hoy es posible pero no exento de obstáculos. Por eso es que no cejaremos en hacer todo cuanto esté a nuestro alcance para avanzar aun cuando en este proceso tengamos que pagar costos o ser injustamente criticados. No tenemos miedo a ser criticados cuando de avanzar en cambios y transformaciones por un chile más democrático se trata.

Decimos cuanto tenemos que decir y marchamos cuando tenemos que marchar, dialogamos en todos los espacios y con todos los actores y nos movilizamos cuando vemos el peligro de que los compromisos no se cumplan. Hemos sido consecuentes con nuestros ideales y hemos jugado un rol activo y relevante en el país que nadie puede desconocer.

Por eso, no seremos espectadores de la ofensiva de los sectores conservadores de este país para detener los cambios, entregaremos hasta nuestro último respiro en esta lucha por un Chile para todas y todos, seremos activos y protagonista en la defensa de los cambios comprometidos con los chilenos y las chilenas y saldremos a las calles todas la veces que sea necesario para que este objetivo se cumpla.

Por todas y todos los que hoy nos acompañan y por los que no estando aquí, comparten los anhelos de justicia y igualdad, por los que dejaron su vida por estas luchas y por los que vendrán es que como Central Unitaria de Trabajadores convocamos desde esta tribuna, desde la conmemoración de nuestro día, a un paro nacional de los trabajadores y las trabajadoras para este próximo 31 de mayo para decir con fuerza que los cambios llegaron para quedarse en Chile y que no vamos a permitir que una minoría le doble la mano a la soberanía de miles en este país.

Por fin a las AFP, por el fortalecimiento de la salud pública, por una nueva constitución, por salarios dignos, por una reforma laboral ahora, salgamos a las calles este 31 de mayo a decir que estamos de pie, que estamos más fuertes que nunca y que nada ni nadie podrá impedir los cambios mientras el movimiento sindical este aquí para defender esos derechos.

Tomemos en nuestra manos el futuro de Chile, de este Chile que se ha forjado con nuestro trabajo y nuestro sudor, defendamos ese provenir prospero para todas y todos que nos ha sido negado por décadas y que algunos pretenden perpetuar.

Salgamos a las calles llenos de alegría por este tiempo nuevo que estamos construyendo, salgamos con la frente en alto porque tenemos las manos limpias, hagámoslo sin temores y sin prejuicios, mirémonos en el otro como a un hermano porque somos trabajadores y trabajadoras y eso nos une más que la sangre.

Salgamos a las calles con nuestras demandas pero también con la música, las artes, la cultura. Copemos este tiempo constituyente no solo con discursos, sino también con los más profundos sentimientos de entrega en esta noble causa.

Devolvámosle a nuestro pueblo la esperanza y digámosle que esta esperanza tiene rostro de trabajador, que no están solos y que somos millones en esta lucha.

 

Viva Chile! Viva el pueblo! Vivan los trabajadores y trabajadoras!

Mil veces venceremos!!

Bárbara Figueroa Sandoval

Presidenta Central Unitaria de Trabajadores

  • Show Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *