Trabajo infantil

El término “trabajo infantil” suele definirse como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

Así, se alude al trabajo que:

  • es peligroso y prejudicial para el bienestar físico, mental o moral del niño;
  • interfiere con su escolarización puesto que:
  • les priva de la posibilidad de asistir a clases;
  • les obliga a abandonar la escuela de forma prematura, o
  • les exige combinar el estudio con un trabajo pesado y que insume mucho tiempo.

En las formas más extremas de trabajo infantil, los niños son sometidos a situaciones de esclavitud, separados de su familia, expuestos a graves peligros y enfermedades y/o abandonados a su suerte en la calle de grandes ciudades (con frecuencia a una edad muy temprana). Cuándo calificar o no de “trabajo infantil” a una actividad específica dependerá de la edad del niño o la niña, el tipo de trabajo en cuestión y la cantidad de horas que le dedica, las condiciones en que lo realiza, y los objetivos que persigue cada país. La respuesta varía de un país a otro y entre uno y otro sector.

 

trabajo3

 

 

En Chile más de 219 mil niños y adolescentes laboran

 

En el mes de junio, se celebró  Día Internacional contra el Trabajo Infantil, autoridades del Trabajo y del sector privado renovaron su compromiso por la lucha del trabajo en niños y adolescentes. El acuerdo busca erradicar estas prácticas para el 2025, garantizando los derechos de la infancia.

La normativa chilena prohíbe el trabajo infantil en menores de 15 años y establece que entre los 15 y 18 años de edad pueden trabajar, siempre y cuando, cuenten con una autorización legal, no deban interrumpir sus estudios y no se expongan a tareas de peligro.

Sin embargo, cifras entregadas por las autoridades de Trabajo y expuestas durante un conversatorio realizado en Fundación Telefónica, dan cuenta de una dura y triste realidad. En el país hay 219.624 niños y adolescentes entre 5 y 18 años que ejercen algún tipo de trabajo, lo que representa el 6,5% de este rango etario.

Si bien esta cifra es menor que en otros países de América Latina, sigue siendo una gran preocupación para el Estado chileno, manifestaron desde la Dirección del Trabajo.

Accidentes laborales de niños

Las razones, explican, no solo se deben a la ilegalidad de estas prácticas sino que también a que 197.743 menores realizan trabajos peligrosos o de riesgo. De hecho, el año pasado 340 niños sufrieron accidentes de carácter laboral, según cifras entregados por el mismo organismo.

Estos accidentes se registraron en su mayoría en el sector de comercio (22,7%), seguido por el área de la agricultura (19,8%) y hotelería y restoranes (18%).

Otros datos preocupantes

La magnitud del trabajo infantil también se puede dimensionar en horas semanales trabajadas, las que suman, en promedio, 21,9. En tanto, los niños laboran 22,7 horas y las niñas 20,3.

El tipo de trabajo varía según la zona del país. En el norte y centro es el comercio la opción laboral más frecuente en niños, mientras que en la zona sur del país la mayoría del trabajo infantil se concentra en la agricultura.

Por otro lado, del porcentaje de niños y adolescentes que trabajan, el 87% de los menores vive en zonas urbanas y el 13% en sectores rurales. Del total, el 70% pertenecen a los dos quintiles más pobres del país.

 

Con todo o nada aún queda mucho por hacer en esto, aún quedan muchos niños y adolescentes que deben enfrentar la vida a temprana edad, para poder llevar la ayuda económica a sus hogares, con la posibilidad de ser el día de mañana desertores de los estudios y lo mas probable, que muchos de ellos no vuelva a retomar los estudios truncados.

 

Sin lugar a dudas que el estado tiene mucho que hacer en crear políticas que apunten a poder erradicar el trabajo infantil en nuestro país.

  • Show Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *